Yoga y Yogaterapia Zaragoza
Yoga & Yogaterapia
 
 
 

Artículos

SAUCA: LIMPIEZA PSICOSOMÁTICA A TRAVÉS DE LA RESPIRACIÓN Y EL SONIDO


Sauca-santosha-tapah svádhyáye-shvarapranidhánani niyamáh
(II, 32).Yoga Sutras de Patanjali
Saucátsvángajugupsa parairasansargah
(II, 40)

Cuando la conciencia se libera de los miles de vibraciones mentales, vitales, físicas, en que yace sepultada, se instaura el júbilo.
                                                                                                                                                                         
Sri Aurobindo

Sauca significa limpieza, purificación, entendidas en sentido amplio; significa poner los medios necesarios para que en nosotros haya una transparencia interior que, a través de la  apertura y el  abandono, permita que la Energía Total transite sin obstáculos y nos impregne con su vibración. Sauca habla de purificación interna y externa. Mantener limpio nuestro cuerpo por dentro y por fuera con una alimentación sana, cuidando nuestro organismo a través de la práctica de asana, pranayama, shat karmas;  e igualmente mantener armonioso el espacio en el que vivimos, nuestra casa, nuestro entorno. También limpieza psíquica,  adoptando una actitud serena y confiada hacia la vida.

La limpieza a que se refiere Sauca tiene lugar a nivel físico, emocional y psíquico, y es condición necesaria para acceder a los niveles vibratorios sutiles que nos abren a la dimensión del Ser que todos somos. Jack Kornfield, maestro de meditación vipassana y psicólogo, lo explica en su libro “Camino con corazón”:

“No tenemos necesidad de mejorarnos; simplemente hemos de soltar aquello que bloquea nuestro corazón.  Cuando nuestro corazón se libera de las contracciones del temor, la ira, el apego, y la confusión, se manifiestan de un modo natural en nosotros las cualidades espirituales que hemos intentado cultivar.”

La propuesta que se hizo en El Escorial mediante un taller de dos horas dirigido a un grupo de practicantes de yoga con distintos niveles, buscó aproximarse a esa limpieza/liberación, tratando de dar espacio al conocimiento que surge a partir del silencio. Se planteó un trabajo sobre los siete chakras y su relación con alteraciones psicológicas de la personalidad, por bloqueo o sobrecarga. Las técnicas propuestas fueron  karanas, asana, mudra, pranayama, pratyahara y dharana, aplicando el sonido del  bija mantra  de cada centro energético trabajado.

 Se invitó a los participantes a soltar, a liberar de forma sencilla a través del sonido todas esas contracciones de las que habla Kornfield, sin pensamiento, sin rechazo, simplemente dejando que fluyera la energía, contribuyendo a aliviar la sobrecarga energética producida por lo que retenemos, reprimimos o nos desborda: la agresividad, la sexualidad, el deseo de poder, las emociones, el parloteo, la confusión mental, la ignorancia… De esta forma la agresividad puede ir transformándose en fuerza serena, la sexualidad en energía de vida, el deseo en anhelo, el parloteo en la palabra justa, la confusión en claridad y la ignorancia en conocimiento.
 

 La sesión se planteó de la siguiente forma:

I.- Inducción al estado de disponibilidad y de apertura hacia la sesión que se iba a experimentar. En estado de relajación, se invita a tomar conciencia de cada uno de los siete chakras que vamos a trabajar durante la sesión, haciendo referencia al contenido del cuadro que aparece en este artículo.

II.- Preparación respiratoria:

Contacto con la respiración completa en sus tres niveles y con los bija mantra. Para facilitar el trabajo que se iba a plantear con el sonido, pedimos a los participantes que lo utilizaran ya desde este momento, pronunciando las vocales “A”, “E”, “I”, cuando el aire sale. Es un ejercicio que ayuda a liberar la timidez, a través  de la auto-escucha y la expresión en voz alta.

Práctica del primer nivel, respiración abdominal.  Contacto con la energía vital.  Llevando las manos al abdomen, tras la inspiración, exhalar pronunciando oralmente el sonido de la vocal  “A”, soltando, dejando ir aquello que se opone a la fuerza vital, a la voluntad.

Práctica del segundo nivel, respiración costal.  Contacto con el mundo de las emociones y  sentimientos.  Tras tomar aire, exhalar pronunciado oralmente el sonido de la vocal “E”, buscando liberar aquellas emociones que nublan el sentimiento.

Práctica del tercer nivel, respiración clavicular. Contacto con las facultades mentales que potencialmente tenemos, pero de las que no somos conscientes.  Tras la inspiración, expulsar el aire pronunciado oralmente el sonido de la vocal “I”, dejando ir la confusión, la oscuridad, los pensamientos negativos, obsesivos, recurrentes, que impiden la visión cabal.

Shunya, expulsión a fondo, buscando liberar con la exhalación todo el contenido psíquico en forma de resistencias inconscientes.

Shavasana. Espacio para la relajación y la observación, permitiendo que la respiración se exprese naturalmente.

III.-  Preparación psico/física/energética:

Ejercicio 1:

• Movilización corporal a través de kamdharasana  dinámico, acompañando el movimiento  con las cuatro fases  de la respiración: puraka (inspiración), antar kumbhaka (retención del aire a pulmones llenos), rechaka (expulsión), bahir kumbhaka (detención a vacío). 
• Jathara parivrtanasana, coordinando igualmente el movimiento y la respiración.
• Karana de la postura del hacha o del leñador, dejando surgir el sonido ¡HA! al salir el aire.
• De pie.  Vakrasana desde Tadasana brazos relajados, rotar dejando salir el sonido ¡HE!

Shashankasana.  Abandono al estado de relajación,  de interiorización, de recogimiento.

Ejercicio 2:

Primer movimiento: En Ardha Siddhasana o Padmasana.   Conciencia de  Ajna chakra a Sahasrâra chakra. Hasta que suena la campana, movimientos alternativos de la cabeza hacia la izquierda y hacia la derecha, suaves y conscientes, pronunciando oralmente OM  durante la salida del aire.

Silencio, actitud de escucha interior, con la atención mantenida en el espacio comprendido entre Ajnâ  y Sahasrâra.

Segundo movimiento: Ardha Siddhasana o Padmasana. Conciencia en Vishuddhi chakra. Movimientos suaves y conscientes de la cabeza de atrás hacia delante varias veces, pronunciando oralmente su bija mantra HAM durante la salida del aire.

Silencio, actitud de escucha interior, con la atención mantenida en el espacio de Vishuddhi.

Tercer movimiento: Ardha Siddhasana o Padmasana.  Conciencia en Anâhatta chakra. Inspirando, ascenso de la conciencia a través de Sushumna; en kumbhaka a pulmones llenos, giro de la columna vertebral hacia la izquierda y con la ayuda de los brazos, la mano izquierda se apoya suavemente en el suelo por detrás del cuerpo, mientras el brazo derecho descansa sobre el muslo izquierdo. Al expulsar el aire dejar que la espalda vuelva al frente como un resorte, pronunciando oralmente, YAM. Luego, el mismo movimiento hacia la derecha y repetir varias veces.

Escuchar  el silencio que surge tras el sonido consciente. La atención mantenida en el espacio de Anâhatta, acogiendo lo que surge desde vairagya, desapego, desidentificación.

Cuarto movimiento: Posición sentada, rodillas flexionadas y muslos hacia el pecho, plantas de los pies en el suelo, manos apoyadas en el suelo a cada lado del cuerpo, columna vertebral recta.  Conciencia en Manipûra chakra. Al expulsar el aire, las rodillas se acercan más hacia el pecho levantando los pies del suelo, mientras se pronuncia RAM.  Al inspirar, volver a la posición inicial. Repetirlo varias veces.

Silencio, actitud de escucha interior, con la atención mantenida en el espacio de Manipûra.

Quinto movimiento: Conciencia en Svâdhisthâna chakra. Posición sentada, columna vertebral recta.  Talones en el perineo con las rodillas lateralizadas y las plantas de los pies juntas.  Movimiento del “aleteo de la mariposa”.  De forma continua las rodillas suben y se dejan caer, relajando toda la base pélvica, mientras se pronuncia el sonido VAM, hasta escuchar el sonido de la campana.
 
Silencio, actitud de escucha interior, con la atención mantenida en el espacio de Svâdhisthâna.

Sexto movimiento: Conciencia en Mûlâdhâra chakra. Si el practicante puede, padmasana; en otro caso, columna recta y piernas juntas estiradas hacia delante. Las palmas de las manos sobre el suelo a ambos lados del cuerpo, junto a las caderas, con los dedos apuntando hacia delante.

Utilizando las manos, levantar el cuerpo del piso dejándolo luego caer ligeramente, produciendo un suave “golpeo” de la base pélvica contra el suelo, mientas se pronuncia LAM durante la expulsión del aire. 

Escuchar el silencio que surge, con la atención mantenida en el espacio de Mûlâdhâra.

IV.-  Asana, pranayama y mudra.
 
Shavasana, dejando posar todo el trabajo anterior, manteniendo una actitud tranquila y consciente.

Shalabhasana. La atención centrada en Mûlâdhâra y Svâdhisthâna  chakra.

Advasana. Relajación y conciencia en el área de influencia del asana anterior, acogiendo las sensaciones físicas y los estados psico-emocionales que emerjan, para facilitar su expresión y liberación.

Arohanasana. También conocida como postura de la escuadra. La atención focalizada en el espacio de Manipûra chakra.

Shavasana. Conciencia en el área de influencia del asana, acogiendo las sensaciones físicas y los estados psico-emocionales que emerjan, para facilitar su expresión y liberación.

Matsyasana.  La atención focalizada en Anâhatta chakra.

Shavasana. Conciencia en el área de influencia del asana, acogiendo las sensaciones físicas y los estados psico-emocionales que emerjan, para facilitar su expresión y liberación.

Merudandasana.  Estiramiento cervical.  La atención dirigida a Vishuddhi chakra. 

Ardha matsyendrasana. Conciencia de la dualidad, del necesario trabajo con nuestros dos hemisferios cerebrales y el equilibrio de ida nadi y píngala nadi.  Aplicar chandra bedhana pranayama mentalmente, en el giro hacia izquieda y surya bedhana pranayama mentalmente,  en el giro hacia derecha.

Shavasana. Conciencia en el área de influencia del asana, acogiendo las sensaciones físicas y los estados psico-emocionales que emerjan, para facilitar su expresión y liberación.

Balini mudra desde la posición sentada. Shushumna.  Conciencia ascendente inspirando y cooperando con la respiración de mûlâdhâra, a sahasrâra, y descendiendo con la exhalación.

Ardha siddhasana. Aplicando shambhavi mudra.  Conciencia de Ajnâ chakra a Sahasrâra.

V.- Dharana. 

Ardha siddhasana.

1.-  Inspirar y al expulsar el aire emitir seguidos en voz alta los sonidos: LAM, VAM, RAM, YAM, HAM.

2.-  Inspirar y al exhalar:   OM…

Repetir durante siete ciclos. 

Chidakasha dharana. Concentración en el espacio de la mente.

VI.-  Círculo de compartir.

El grupo, de pie y cogido de las manos, formó un círculo manteniendo el silencio exterior e interior que la sesión había posibilitado.  Una comunicación no verbal surgió a través de las miradas de los que habíamos compartido un espacio y un tiempo.

Gracias.



Fernando el católico 9, pral. dcha - 976 560 709 C/ José Luis Borau 18, local 33 (Actur) - 976 736 111 C/ San Miguel 15, pral. C - 976 223 555


Diseño y Programación Spider Multimedia Zaragoza