Yoga y Yogaterapia Zaragoza
Yoga & Yogaterapia
 
 
 

Artículos

YOGATERAPIA: UN ENFOQUE MULTIDISCIPLINAR PARA EL MANEJO Y AFRONTAMIENTO DE LA ANSIEDAD


Introducción

Este trabajo es el resultado de una investigación, que surgió ante la necesidad de ofrecer un apoyo terapéutico consistente al cada vez más numeroso porcentaje de personas con diagnóstico de ansiedad, que acuden al Centro de Yoga orientadas desde los Centros de Salud o por iniciativa propia. Está dirigido por Pilar Ínigo, profesora de yoga y yogaterapia y por José Luis Azón, psicólogo.

Ha contribuido decisivamente a esta orientación nuestra firme creencia en las amplias ventajas de un enfoque multidisciplinar, habida cuenta de que cualquier proceso de sanación debe tener muy presente la interrelación entre la técnica y la complejidad de cada persona. Nuestra propia experiencia personal, combinando el yoga con diversos trabajos basados en la psicología transpersonal, corrobora esta visión.

Este trabajo minucioso y constante ha permitido elaborar una metodología que combina la rica variedad de técnicas que aportan las distintas vías de yoga (Hatha, Karma, Bakti, Raja, Jnana), con la psicología transpersonal. Esta combinación de técnicas orientales y occidentales está siendo cada vez más tenida en cuenta por otros profesionales del conocimiento interior. Asimismo, durante estos años se ha ido haciendo un seguimiento pormenorizado de cada una de las sesiones, con especificación de las técnicas aplicadas, el perfil de los practicantes y la evolución que cada uno de ellos ha experimentado en su proceso.

¿QUÉ ES YOGATERAPIA?

No todo lo que se afronta puede cambiarse, pero nada puede cambiarse hasta que se afronta.

James Baldwin

1.- DEFINICIÓN Y CONTENIDOS

En sentido literal, la palabra "yoga" es samadhi, unión de lo que se separó en el juego cósmico; el término "terapeuta" proviene etimológicamente del griego y significa "el que acompaña". Yogaterapia viene a ser una metodología para "acompañar" hacia ese estado de Ser, combinando la utilización de técnicas orientales y occidentales.

Desde Jung hasta las corrientes humanista y transpersonal, la psicología occidental se ha inspirado en la sabiduría oriental para elaborar sus planteamientos teóricos y técnicas terapéuticas, adaptados lógicamente a una cultura muy diferente, marcada por una focalización excesiva en lo mental, un ritmo de vida agobiante y un alto nivel de ansiedad y frustración.

En esta línea, la yogaterapia es un método de tratamiento de determinados trastornos psico/físicos con un denominador común de alto nivel de ansiedad, que combina la práctica del yoga con la aplicación de técnicas terapéuticas que facilitan el necesario ejercicio de introspección y afrontamiento de las causas que subyacen a dichos trastornos. Y todo ello enmarcado en el contexto de un grupo, que cumple una doble función de referencia y apoyo a la persona.

Sri Aurobindo dijo en una ocasión, refiriéndose al trabajo interior: "La mente es el camino, la mente es el obstáculo". En una cultura excesivamente mental como es la occidental, la yogaterapia trata de canalizar la mente a través de técnicas que le van a permitir aceptar y comprender mejor el necesario afrontamiento de las circunstancias que están en la raíz de los trastornos psico/físicos.

La razón de ser de esta metodología entronca de lleno con la psicología transpersonal, auténtico nexo de unión del ser humano con su vertiente espiritual. Dado que cada uno de nosotros somos portadores de un anhelo natural hacia la Totalidad, interceptado o castrado por esquemas mentales que no son sino resistencias a liberarnos de los contenidos inconscientes que nos condicionan y oprimen, la primera parte del trabajo interior, sobre todo para las personas que los sufren de una manera más evidente, pasa inevitablemente por un ejercicio continuado de mirada interna, para afrontar las tres fases de "conocer, aceptar e integrar" el material inconsciente que emerja. La psicóloga transpersonal Frances Vaughan lo explica así:

"El problema surge cuando consideramos a la espiritualidad como una alternativa al desarrollo psicológico, más que como su prolongación….

La conciencia espiritual sólo contribuye a la Totalidad cuando se basa en la salud psicológica y en la integración de todos los niveles de conciencia".

¿A QUIÉNES VA DIRIGIDA?

En los últimos tiempos ha cambiado el perfil del alumno de yoga. Mientras hace unos años la mayoría de las personas que se adentraban en la práctica buscaba sobre todo relajarse y obtener una mejora corporal, especialmente en dolencias relacionadas con la columna vertebral, en la actualidad, además de los que se aproximan al Yoga como vía de auto-conocimiento, un alto porcentaje de los que se inician en la práctica presenta índices de ansiedad leve, moderado o severo, con tratamiento farmacológico en algunas ocasiones. Suele concurrir en estos casos una somatización corporal que se traduce en contracturas musculares, úlceras nerviosas, tensión esencial, displacer en general y dificultad para afrontar la vida. Para estas personas la yogaterapia suele resultar muy beneficiosa, al permitirles convertir su situación actual en la oportunidad para encarar lo que suele ser una crisis de crecimiento interior.

Además de su función estrictamente terapéutica, la yogaterapia trata también de apoyar a la persona en su proceso de crecimiento interior, orientándole a la búsqueda de soluciones dentro de sí mismo como camino directo para armonizar los distintos niveles de conciencia. Como dice el Buda: "BUSCA LA LUZ EN TU INTERIOR"

 

DIAGNÓSTICOS TRABAJADOS CON YOGATERAPIA

A lo largo de los casi diez años que llevamos trabajando en esta línea, hemos aplicado la metodología de yogaterapia a personas con trastornos psicosomáticos diversos, en muchos casos en colaboración con otros profesionales de la salud o específicamente recomendados por ellos.

Debemos puntualizar que el conjunto de técnicas que se trabajan como complemento al Yoga no constituye ninguna panacea sanadora en sí misma. La técnica es sólo un instrumento. No existe corriente, escuela o método que sea capaz de ayudar a la totalidad de sus practicantes, porque es la actitud de cada cuál y sobre todo su nivel de resistencias inconscientes, lo que decanta la balanza hacia la efectividad o no del trabajo realizado. Aunque es cierto que en la experiencia de yogaterapia, la mayoría de los practicantes ha experimentado algún tipo de mejoría en su proceso.

Podemos hablar en general de tres tipologías distintas en las personas que deciden abordar un trabajo profundo para tratar de aliviar sus trastornos. La primera corresponde a aquéllas que muestran durante el proceso una actitud interior abierta de confianza y abandono; en la segunda incluiríamos a las que aparentemente tienen esa misma actitud, pero no se reconocen una fuerte resistencia inconsciente a cualquier cambio interno; suelen ser grandes consumidoras de variados métodos y técnicas, de cursos de todo tipo y de últimas novedades editoriales, que les ayudan a justificar ante sí mismas y ante los demás su "real" interés en trabajarse dentro; Nietzsche las definió en su frase: "Hay personas que constantemente están hablando sobre sí mismas para no hablar nunca de sí mismas". En tercer lugar hay otro tipo de personas que en cuanto comienzan a profundizar en su mundo huyen despavoridas ante el miedo al cambio que experimentan.

Estos son algunos de dichos trastornos psicosomáticos, a los que nosotros preferimos denominar "procesos", por entender que toda crisis lleva implícita una oportunidad de crecimiento interior:

Ansiedad en sus distintos grados: Estrés post-traumático, fobia social, agorafobia…

Baja autoestima

Depresión

Adicciones

Anorexia y Bulimia

Patologías orgánicas diversas: hernias discales, contracturas musculares, tensión esencial, úlceras nerviosas, fibromialgia, cáncer, entre otras.

Crisis existencial. Emergencia espiritual.

Y se ha podido constatar, a través de un seguimiento pormenorizado, que la yogaterapia ha ayudado a mejorar a aquellas personas que se han permitido un tiempo para mirar dentro, a través de un afrontamiento valiente de las causas que generan su "dificultad" en ese momento. Como consecuencia de ello, han visto reducidos los niveles de ansiedad que siempre acompañan este tipo de procesos y han iniciado su propia búsqueda.

LA ANSIEDAD

El estado de ansiedad es una sobrecarga energética que se produce debido a que la natural descarga de energía está bloqueada o contenida, a causa de conflictos emocionales. Sus efectos se manifiestan de diferentes modos: a nivel cognitivo, en forma de pensamientos negativos, inseguridad, temor, etc.; a nivel fisiológico, en forma de tensión corporal, contracturas musculares, nauseas o mareos, temblores, malestar de estómago, sudoración, palpitaciones, sequedad de boca, dificultad para respirar o respiración agitada, escalofríos, etc.; y a nivel conductual, en forma de paralización corporal, tartamudeo, dificultad de expresión verbal, tics nerviosos, comida o bebida en exceso, conductas de evitación o huida, etc. Si la carga energética aumenta mucho, existe el riesgo de derivar en enfermedades psicosomáticas como pueden ser la úlcera de estómago nerviosa y no bacteriana, la tensión arterial esencial, el asma u otras cada vez más comunes como la fibromialgia, que se ha definido en tiempos recientes.

Una gran mayoría de autores identifican la ansiedad con el miedo. Y como el miedo es universal, podemos deducir fácilmente que también la ansiedad lo es. El miedo es un mecanismo de supervivencia y por tanto juega un rol muy necesario en cada uno de nosotros. Por tanto, la solución no consiste en erradicarlo ni en reprimirlo sino en aprender a manejarlo convenientemente, o dicho de otra forma, en aprender a manejarnos con él. En cualquier animal, la sensación de miedo provoca una inmediata activación de mecanismos internos que le son indispensables para acometer una de las dos posibles opciones que tiene ante el inmediato peligro: afrontamiento o huida. Es pues un miedo útil, que aprovecha convenientemente porque le surge ante un peligro real o percibido y del que se desprende sin problema una vez ha pasado la situación de riesgo. Pero los seres humanos tenemos una mente pensante que nos lleva en muchas ocasiones a valorar desproporcionadamente las situaciones de riesgo y que además mantiene activo el miedo antes, durante y después de vivir esas situaciones. Si por ejemplo tengo que verme con alguien dentro de una semana y ese encuentro me preocupa, lo más seguro es que no haya una relación directa entre la intensidad de mi preocupación y la realidad de ese encuentro; pero además, estaré toda la semana previa generando ese miedo dentro de mí, lo experimentaré in situ y permanecerá tiempo después alimentado por la valoración negativa que haga del encuentro. Y éste no sólo es un miedo inútil, sino también nocivo, que al coincidir con otros muchos relacionados con mis distintas vivencias cotidianas, se convierte en crónico. Y cuando comenzamos a sufrir sus síntomas, que no son sino sus efectos, a este miedo inútil le llamamos ansiedad.

La ansiedad está pues en la base de muchos trastornos psicosomáticos que aquejan a los seres humanos, con independencia de los síntomas que cada persona padece.

La forma de percibirnos a nosotros mismos, a los demás y al mundo en general, está totalmente mediatizada por nuestros miedos internos. Si entendemos eso habremos dado un paso decisivo para comprender que esa visión con la que nos identificamos plenamente no sólo está distorsionada sino que no tiene nada que ver con lo que realmente somos.

Es innegable que el yoga como ciencia es una vía directa para el autoconocimiento y la autorrealización. Pero nuestra hiperactiva mente occidental y la realidad de la práctica, limitada en la mayoría de las ocasiones al hatha yoga, condicionan mucho sus frutos. Por eso, una adecuada combinación de la práctica de yoga con diversas técnicas psicoterapéuticas ayuda a la persona a conectar de manera más directa con las verdadera raíz de su problema, a la vez que pone a su disposición un conjunto de instrumentos terapéuticos que le van a ser muy útiles para salir de espacios de bloqueo y sufrimiento.

TÉCNICAS UTILIZADAS EN YOGATERAPIA

Además de la aplicación de sesiones específicas de hatha y raja yoga, sin olvidar la actitud yóguica a través de yamas y niyamas, el abanico de técnicas terapéuticas utilizadas en yogaterapia es muy amplio. Desde la psicosíntesis de Roberto Assagioli, sobre todo en su apartado de subpersonalidades, la respiración holotrópica de Stanislav Grof, la bioenergía de Alexander Lowen, el focusing de Gendlin, pasando por dinámicas de grupo inspiradas en la psicología humanista, hasta técnicas cognitivas y conductuales.

A lo largo de la yogaterapia se fomenta igualmente la práctica de otras vías de yoga, especialmente el karma yoga, porque ejercitarla constituye un principio de salud psicológica al desarrollar la atención en el presente y disminuir el continuo deambular de la mente rememorando un pasado que ha quedado definitivamente atrás, o ideando un futuro que nunca aparecerá como soñamos. Entendemos que la práctica es integral y su espacio de aplicación, la vida cotidiana.

Cada una de esas vías o técnicas puede jugar un papel decisivo en función de las necesidades específicas de la persona, siendo de vital importancia la actitud del terapeuta/profesor, que en la línea apuntada por Carl Rogers, debe jugar un papel de compañero de viaje, abierto a facilitar a la persona la completa vivencia del proceso y su posterior integración.

METODOLOGÍA DE UNA SESIÓN DE YOGATERAPIA

Debemos ser una lámpara dirigida hacia nosotros mismos.

Buda

No nos afecta la realidad en sí, sino la percepción que de ella tenemos.

Epicteto

Es imprescindible realizar previamente a la incorporación al grupo una entrevista personal, para tener una idea lo suficientemente clara del diagnóstico y en su caso poder desviar a la persona a un profesional especializado, cuando presenta una patología contraindicada para este trabajo, como puede ser en casos de patología psiquiátrica grave, trastorno de personalidad, esquizofrenia o brote paranoico.

1.- RUEDA DE AUTODIAGNÓSTICO

El grupo se coloca en círculo, con las manos unidas. Se invita al silencio, a la interiorización, a tomar contacto con uno mismo en ese "ahora" y al mismo tiempo a conectar con la energía de grupo, que es un instrumento más, un apoyo a los procesos individuales. Desde ese espacio interno se induce a tomar conciencia de la inmovilidad corporal y de la respiración natural. El practicante debe preguntarse, por ejemplo: "¿Cómo vengo a la sesión? ¿En qué situación está el proceso que estoy trabajando? " y compartir su respuesta con brevedad, desarrollando su capacidad de síntesis, evitando entrar en detalles que dispersarían del tema a afrontar.

La actitud de todo el grupo debe ser de apertura a escuchar desde el corazón a la persona que habla, sin emitir juicios ni opiniones. Sólo el instructor hará algún apunte a la exposición para clarificar si lo considera necesario.

2.- SESION PRÁCTICA.

Esta parte del trabajo de yogaterapia varía también en función del grupo y el objetivo. El profesor seleccionará las técnicas adecuadas atendiendo al diagnóstico del grupo en cada una de las sesiones, ya que cada sesión es única en sí misma.

Relajación En una noche oscura

Con ansias en amores inflamada,

¡Oh dichosa ventura!

Salí sin ser notada,

Estando ya mi casa sosegada.

Juan de la Cruz

En posición de Shavasana el practicante conecta con la inmovilidad, la vivencia del no esfuerzo, el descanso. Se trata de parar en ese momento la actividad, sobre todo mental, que se trae a la sesión y tomar conciencia del comienzo de la práctica, creando un estado de disponibilidad y apertura hacia la misma. Para ello se dirigirá una rápida rotación de la conciencia por las diferentes partes del cuerpo, haciendo hincapié en la inmovilidad corporal, para que haya una predisposición de la mente a aquietarse, a focalizarse.

Durante esta relajación se invita a la persona a conectar con tres ingredientes básicos del camino interior:

Desarrollo de la atención, manteniendo un esfuerzo sereno por percibir el instante a instante, el "darse cuenta" de lo que está sucediendo; actitud de apertura a recibir, a aceptar sus propias vivencias y a ser capaz de expresarlas en su caso, para lo cuál es imprescindible una buena dosis de confianza en sí misma, en el profesor y en el propio grupo que acompaña.

Preparación respiratoria.

La respiración tiene que sustituir a la mente pensante. Si estás en la respiración, estás en el presente.

En yogaterapia es obligado dedicar un tiempo a la preparación respiratoria, para ampliar la capacidad pulmonar y liberar tensiones gracias a la descarga energética que provoca liberar la respiración. Habida cuenta de que las técnicas de respiración van encaminadas a desbloquear energéticamente, hacer aflorar material inconsciente e inducir estados sutiles, se utilizan a lo largo de cada sesión diversas modalidades en función del momento y del nivel del grupo, desde la respiración completa hasta el pranayama más complejo, pasando por la hiperventilación.

Preparación corporal.

La movilidad es vida. La rigidez es muerte.

Tao Te King

El objetivo de la preparación corporal es facilitar la realización de asana. Se trata de movilizar todas las estructuras corporales a nivel de músculos y articulaciones, con la consiguiente activación y desbloqueo a nivel energético. Se pueden aplicar distintas metodologías en función del grupo y momento, teniendo en cuenta que siempre se practicarán flexiones anteriores y posteriores, lateralizaciones, rotaciones, estiramientos y movilización articular. Al tratarse de una sesión de yogaterapia, esta preparación no se limita al plano físico sino que también se apuntan actitudes psíquicas que contribuyen a la progresión en el trabajo interior.

Técnica para un objetivo.

Dependiendo del diagnóstico del grupo y del objetivo de la sesión, la parte central de la práctica podrá enfocarse desde distintos puntos de vista, utilizando para ello las diferentes técnicas de las que disponemos. Puede llevarse a cabo una respiración con música, siguiendo el esquema de la respiración holotrópica de Grof, para estimular la liberación emocional y el acceso al nivel transpersonal; o bien tratar de potenciar la exploración en base a la relajación física y mental, utilizando yoga nidra; o quizá convenga que el objetivo de la sesión sea la obtención de vigor sereno/fuerza serena (pratyahara), a través de hatha yoga. Puede que interese una potenciación de las relaciones inter-personales y aplicarse dinámica de grupo, con algún tipo de juego gestáltico o desbloquear y activar energéticamente con meditaciones dinámicas o ejercicios de bioenergía. Para la elección de una u otra técnica el profesor debe dejarse llevar por su intuición, generada desde la necesaria conexión con la energía del grupo, que surge a partir de ese primer contacto en la Rueda de Autodiagnóstico y de haber sentido a todas y cada una de las personas desde que entran en el Centro.

3. - INTEGRACIÓN

Se introduce este apartado, sin perjuicio de considerar que la integración es un proceso más o menos largo que irá teniendo lugar en la vida cotidiana. Es deseable que el proceso que pueda iniciarse en la sesión de yogaterapia se complete en mayor o menor medida.

Esta integración se trabaja a partir de la toma de conciencia y posterior afrontamiento del material que ha aflorado, y se enfoca desde la vertiente individual y colectiva a través de:

Relajación oy Meditación : Entréme donde no supe,

Y quedéme no sabiendo,

Toda ciencia trascendiendo.

Yo no supe dónde entrar,

Pero, cuando allí me vi,

Sin saber dónde me estaba,

Grandes cosas entendí;

No diré lo que sentí,

Que me quedé no sabiendo,

Toda ciencia trascendiendo

San Juan de la Cruz

Pueden aplicarse técnicas de relajación dirigidas y con visualización para ayudar a integrar, o bien relajación en silencio. Las técnicas de meditación más utilizadas en yogaterapia y aplicadas a un grupo ya constituido y con tiempo de práctica son vipassana y más concretamente, anapanasatti y antar mouna.

Círculo de compartir

El dolor que se calla es más doloroso.

Racine

"Cuando veis a un hombre sabio, pensad en igualar sus virtudes. Cuando veáis a un hombre desprovisto de virtud, examinaos vosotros mismos".

Confucio

La verbalización es la base de este "circulo de compartir". Se utiliza en psicoterapia como un factor más que contribuye a la sanación del proceso. Desde una visión más sutil, se trata de una terapia energética, en ocasiones de comunión.

El grupo se sitúa en círculo respetando el silencio y manteniendo el estado de interiorización y con las manos unidas. Se plantea durante un par de minutos conectar con la energía que cada uno ha experimentado durante la sesión y a partir de ahí, cada miembro del grupo expone su experiencia, respetando también si alguien prefiere no hacerlo.

La sesión puede cerrarse con unos minutos de silencio en el círculo con las manos unidas, tomando conciencia, igual que se empezó, de ese "ahora", de uno mismo, de la energía del grupo sintiendo a cada una de las personas que lo forman, o bien, si es oportuno con:

4.- ABRAZO TÁNTRICO

"La energía espiritual es amorosa, cálida y deliciosa. La gente que no experimenta esta energía no es espiritual, aunque haya practicado disciplinas espirituales durante mucho tiempo".

 

 

Dhiravamsa

"Amarás al Señor, tu Dios, con todo su corazón, con toda tu alma y con

toda tu mente." Este es el más grande y primer mandamiento. El segundo, semejante a éste, dice: "amarás a tu prójimo como a ti mismo". De estos dos preceptos penden la Ley y los Profetas.

 

Mateo, 22:37-40

Las distintas formas de amor son como diferentes puertas a la experiencia universal del amor y cualquiera de ellas puede iluminar el camino espiritual. El amor, en cualquiera de sus manifestaciones, no se aprende sino que se reconoce. Todo el mundo tiene cierto conocimiento de lo que es el amor, aunque sólo sea para proclamar su incapacidad de amar o para percatarse de su ausencia.

"Una mujer se acercó a Ramakrishna y le dijo: "He descubierto que no amo a Dios. Se trata de un concepto que no me dice nada en especial". Ramakrishna le preguntó entonces: "¿Hay alguien en este mundo a quien ames?. Y ella replicó: Si. Amo a mi sobrino. Ahí está Él, concluyó Ramakrishna".

El abrazo tántrico puede incluirse en el trabajo de yogaterapia, cuando el curso lleva un tiempo en funcionamiento y el grupo va tomando forma a nivel energético pasando de ser una suma de individualidades, integrado por personas que no se conocen entre sí, a constituir un grupo entregado y abierto, que es la evolución que hemos constatado. El abrazo tántrico es un ejercicio destinado a compartir la energía de amor con los demás, desde el corazón y no desde la cabeza. Es una energía que se va haciendo más tangible conforme nos vamos conociendo, comprendiendo y aceptando cada uno individualmente. Se forma un grupo unido por un abrazo silencioso, abiertos a sentir el amor como la energía más sanadora…

La libertad se halla al final del camino; hasta entonces, tened paciencia.

Buda

BIBLIOGRAFÍA

Dhiravamsa El gran río de la consciencia. Realización, transformación y crecimiento a través de la meditación Vipassana. Ed. La Liebre de Marzo. Barcelona, 2004.

Dossey, Larry; Cousins, Norman; Kübler-Ross, Elisabeth; Dass, Ram; Chopra, Deepak; y otros. La nueva Salud. Biblioteca de la nueva Conciencia. Barcelona, 1992

Farhi, Donna. El gran libro de la respiración. La obra más completa sobre las distintas técnicas de respiración y sus efectos sobre nuestro estado físico, mental y emocional. Robin Book. Alternativas. Barcelona, 1998.

Fensgterheim, Herbert, Dr. Y Baer, Jean. Viva sin temores. Cómo dominar sus miedos, fobias y ansiedades. Ed. Grijalbo. Autoayuda y superación. Barcelona, 1977.

Ferrucci, Piero. Psicosíntesis. Editorial Sirio, S.A., 1987

Fraile, Miguel. Curación y salud integral por el Yoga. Edición Despertar.

Fraile, Miguel. La energía liberadora. Conquista de la madurez psicoemocional a través del yoga y la meditación. Mandala Ediciones. Madrid, 2000.

Fraile, Miguel. Yogaterapia. Curso de Formación. Mandala ediciones. Madrid, 1997

Grof, Stanislav. Psicología Transpersonal. Nacimiento, muerte y trascendencia en psicoterapia. Kairós. Biblioteca de la Nueva Conciencia. Barcelona, 1988

Jacquemart, Pierre y Elkefi, Saïda. El yoga terapeútico. Todas las posturas y ejercicios para aliviar y curar dolores y recuperar el equilibrio espiritual. Robin Book. Alternativas. Barcelona, 1994

Jacquemart, Pierre y Elkefi, Saïda. El Yoga terapeútico. Yoga y articulaciones. Todas las posturas y ejercicios para aliviar y curar las afecciones articulares. Robín Book. Alternativas. Barcelona, 1997.

Kornfield, Jack. Camino con corazón. Una guía a través de los peligros y promesas de la vida espiritual. Ed. Los libros de la Liebre de Marzo. Barcelona, 1997.

Morata, Manuel. Yoga. Teoría, práctica y metodología aplicada. Zaragoza, 2002.

Rowan, John. Lo transpersonal. Psicoterapia y counselling. Los libros de la Liebre de Marzo. 1996

Siems, Martín. Tu cuerpo sabe la respuesta. Focusing como método e autoconocimiento. Una guía práctica. Ediciones mensajero. Bilbao, 1997

Swami Satyananda Saraswati. A Systematic Course in the ancient tantric techniques of Yoga and Kriya. Bihar School of Yoga. Munger, Bihar, India. 1981

Vaughan, Frances. Sombras de lo sagrado. Una extraordinaria integración de psicología y espiritualidad. Un faro para iluminar el viaje del alma. Col. Conciencia global. Gaia ediciones. Madrid, 1997



Fernando el católico 9, pral. dcha - 976 560 709 C/ José Luis Borau 18, local 33 (Actur) - 976 736 111 C/ San Miguel 15, pral. C - 976 223 555


DiseƱo y ProgramaciĆ³n Spider Multimedia Zaragoza